¿Por qué es bueno consultar a un fisioterapeuta?

¿Por qué es bueno consultar a un fisioterapeuta?

En el día de la fisioterapia queremos recordarte porqué vale la pena realizar una consulta con este profesional.

Guerra de ritmos

Guerra de ritmos

Disfruta de tus entrenamientos favoritos con música que te motive y te lleve a lograr tus objetivos.

Tres recomendados para veganos

Tres recomendados para veganos

Para quienes siguen un estilo de vida alejado de los alimentos de origen animal, aquí hay unas recomendaciones.

Un camino hacia la limpieza profunda

Un camino hacia la limpieza profunda

El afán moderno de vivir sin pausas nos obliga a olvidar cosas esenciales. Aquí te contamos cómo recordarlo.

Concurso TikTok Amor y Amistad

Concurso TikTok Amor y Amistad

Celebramos contigo este mes especial, y lo mejor, con premios.

Fortalécete junto a BODYTECH

Fortalécete junto a BODYTECH

Programación de entrenamientos en vivo del 14 al 20 de diciembre de 2020

Bienestar

Aprende a controlar el estrés

El estrés es el ‘coco’ del siglo XXI. Aprender a controlarlo es un reto para cualquier persona, sin importar la edad ni la profesión. Te damos algunos tips para que le ganes la batalla.

Por: Catalina Sánchez Montoya

El primer uso que se le dio a la palabra estrés fue en el campo de la física. El término se refería inicialmente a la tensión aplicada a un metal y la reacción de este a dicha tensión.

En 1936, el concepto fue apropiado en el campo de la psicología por el científico Hans Selye. Gracias a sus estudios, se comprendió que los seres humanos también tienen respuestas físicas y emocionales, frente a detonantes agobiantes que pueden ser de varios tipos, incluso sociales.

¿Qué es el estrés?

Podría definirse como un sentimiento y/o sensación de tensión física o emocional. Por lo general, hay un agente estresante, que es lo que dispara inicialmente la ‘inconformidad’. En teoría, a corto plazo, el estrés ayuda a que una persona cumpla un objetivo, funciona casi que como un propulsor de adrenalina y motivación, que nos mantiene alerta y fuera de peligro.

¿Cuáles son sus consecuencias?

El verdadero problema del estrés llega cuando se mantiene a largo plazo. Una inyección de tensión cuando hay una discusión, un deadline o un peligro, no es necesariamente algo negativo. No obstante, cuando el ‘modo estrés’ en el cuerpo continúa, incluso después de que haya pasado el momento/factor estresante, ahí es cuando aparece algo que se denomina ansiedad.

Muchas personas no son conscientes de que han padecido de estrés crónico o de ansiedad por un tiempo prolongado. El cuerpo, sin embargo, sí lo nota: hipertensión, diabetes, insuficiencia cardiaca, acné, irregularidades menstruales, cortisol elevado, desbalances hormonales y depresión son algunas de las consecuencias más preocupantes.

Préstale atención a los síntomas

  • • Insomnio
  • • Falta de energía o de concentración
  • • Dolores de cabeza
  • • Cansancio
  • • Pérdida o aumento de peso
  • • Mandíbula apretada (bruxismo)
  • • Mala memoria
  • • Palpitaciones
  • • Diarrea o estreñimiento
  • • Abuso de drogas o del alcohol

Tips para controlar el estrés en momentos de crisis

😌 Respira profundo y encuentra la perspectiva

Lo que sea que estés atravesando, es temporal. Detente un momento, toma una bocanada de aire y suéltalo pausadamente, las veces que sea necesario hasta que te sientas un poco más calmado/a. Dile adiós a las películas imaginarias de tu cabeza que te generan tanta inconformidad; recuerda las siguientes premisas: no puedes controlar el futuro; confía en que todo saldrá bien y “no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista”.

🛌 Descansa

Muchas personas terminan sufriendo un ataque de ansiedad porque llevan días acumulando sus sentimientos negativos, lo cual es extenuante. En la medida de lo posible, si tuviste un mal día, date una pausa y haz algo que disfrutes: ir a cine, salir con tus amigos, ir a la peluquería, bailar, leer una novela de ficción, cocinar… ¡Lo que sea! Lo importante es que te desconectes de toda esa carga emocional que llevas a cuestas.

🚶Camina

Ya sea en un momento puntual de crisis o que lo adoptes en tu rutina diaria, dar un paseo siempre será una opción que aliviará tu espíritu. Tomar el aire fresco, distraerte con lo que ocurre en la calle, incluso tomar el sol, todas estas cosas harán que te sientas mejor. No olvides que practicar ejercicio, por lo menos tres veces a la semana, es muy importante para tu estado de salud general y que incluso, sudar y segregar endorfinas al hacer deporte te ayudan a contrarrestar trastornos emocionales como la depresión.

🚰 Toma un vaso helado de agua

En un momento de crisis, este truco puede ayudar a enfriar tus emociones. Ahora bien, una vez haya pasado el episodio agobiante, de todas formas, ten presente que mantenerte hidratado y llevar una dieta balanceada —baja en azúcares simples y alta en frutas, verduras, proteínas y grasas buenas— es fundamental para la estabilidad emocional. De hecho, ¿Sabías que en el intestino se segrega la mayor cantidad de serotonina (hormona de la felicidad) del organismo y que hay más de cien millones de neuronas hipersensibles allí? No en vano se dice que “barriga llena, corazón contento”.

🆘 Pide ayuda

Si estás pasando un mal rato, no está de más hablarlo con algún amigo o familiar para que te ayude a encontrar la calma en ese preciso instante. Ahora bien, si sientes que la carga emocional es demasiado pesada y que no puedes controlar tu negatividad ni tu ansiedad, acude a un especialista. Con las herramientas correctas y con su acompañamiento, lograrás ver la luz al final del túnel.

La llave de tu mente

La llave de tu mente

Man significa ‘mente’ y tras, ‘protección’, te dejamos algunos para que actives tu pensamiento positivo.

Scroll para ver la siguiente noticia